Vuélvete un experto en la gestión de Recursos Humanos.

Suscríbete para recibir los mejores consejos para mejorar la productividad laboral en tu empresa y llévala al éxito.

Prevención e intervención del acoso laboral

Prevención e intervención del acoso laboral

08-jul-2019 12:00:00

Podríamos pensar que, como adultos, nuestras épocas de sufrir o ver a gente sufrir por el acoso escolar -o bullying- acabaron, que cuando crecemos maduramos y en el ámbito laboral nadie se trata como lo hacen los pequeños acosadores. Sin embargo, y lamentablemente, estamos en un error: el acoso laboral existe, se le conoce también como “mobbing”, y puede tomar muchas formas, pero asimismo hay varias maneras de prevenirlo, y de ser necesario, intervenir para detenerlo.

El acoso laboral, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es:

“la acción verbal o psicológica de índole sistemática, repetida o persistente por la que, en el lugar de trabajo o en conexión con el trabajo, una persona o un grupo de personas hiere a una víctima, la humilla, ofende o amedrenta”

Este acoso es tan normal que incluso no lo detectamos, lo sentimos como una parte más del día a día en la oficina. Para tomar consciencia es necesario conocer de qué maneras se puede presentar el acoso laboral, para eso, te dejamos algunas formas de acoso en el trabajo y cómo prevenirlas:

Formas de acoso laboral

Acoso por discriminación

El acoso laboral por discriminación se refiere a cuando a uno de los trabajadores se le humilla, maltrata, ignora o se aprovechan de él por alguna característica o parte de su identidad que se percibe como diferente o como menos. La discriminación puede ser de género, orientación sexual, religión, raza o cualquier otra forma de vida o rasgo personal. Se puede dar por medio de burlas, amenazas, crear rumores, insultos e incluso aislamiento de la persona del resto del equipo.

Acoso estratégico

Este tipo de acoso laboral es parte del modo de operar de la empresa y que se presenta de manera descendente, es decir, de un superior a su subordinado, o que un superior busque que se acose a ese subordinado en específico, sobre todo los nuevos. Este acoso tiene el objetivo de que el trabajador afectado se sienta tan mal que se harte y renuncie a su contrato por su propia voluntad, con lo que la empresa se deslinda de obligaciones de liquidación por despido, así como no pagar antigüedad y otras cosas. Suele afectar mucho psicológica y emocionalmente.

Acoso jerárquico

El acoso laboral jerárquico se da de manera vertical y horizontal: cuando es de manera vertical se refiere a todos los abusos de poder, extorsiones, estafas o manipulaciones de un jefe o un superior hacia un subordinado en situación de vulnerabilidad ante su autoridad; cuando es de manera horizontal se refiere a los empleados del mismo nivel jerárquico que esparcen rumores, se portan antipáticos o sabotean el trabajo del otro para quedar mejor ellos.

Acoso perverso

El acoso laboral perverso es el más común de todos ya que no se hace con un objetivo en mente, el acosador no obtiene ni gana nada gracias a su acoso, sino que se hace simplemente por diversión personal, por perversión psicológica, solo por hacerlo. Este llega a ser incluso más difícil de detener, ya que como no tienen carece de un objetivo en específico, la motivación para acosar es interna y no se detiene fácilmente.

Acoso disciplinario

Este tipo de acoso laboral se refiere a cuando un trabajador no encaja en el molde de la empresa o le cuesta cumplir ciertos límites, y la solución que le dan es haciéndole llegar amenazas, o sobrecargándolo de trabajo, o simplemente interviniendo con sus funciones de manera agresiva, para “enseñarle” y que comprenda que debe hacer estrictamente lo que le piden y apegarse a un código de conducta y trabajo. Querer fomentar las reglas no es malo por sí mismo, pero cuando se utiliza el acoso para lograrlo se vuelve más perjudicial que beneficioso.

Pasos para prevenir e intervenir el acoso laboral

Identificarlo

El primer paso es reconocer lo que está pasando y llamarlo por su nombre, reconocer las señales y pistas de que alguien en tu trabajo está sufriendo acoso, o que la razón por la que tu jefe te trata de manera agresiva puede ser para obligarte a renunciar. No te hagas de la vista gorda y mantente atento a los posibles indicios de acoso próximos a ti.

Confrontarlo

Una vez hayas identificado que lo que está sucediendo es acoso, lo primero que debes hacer es darle cara. Si eres la víctima, no te sometas al maltrato ni permitas que tus acosadores obtengan lo que quieres. Si eres un externo viendo cómo acosan a alguien más, intervén y defiende a la víctima, y procura estar pendiente por si sucede de nuevo. Si eres el jefe y tus empleados están cayendo en estas prácticas, toma cartas en el asunto y que sufran las debidas consecuencias por sus acciones, y además, procura instaurar una cultura organizacional de cero tolerancia hacia el acoso laboral.

Política de puertas abiertas

Como trabajadores tienen el derecho a exigir ser escuchados y demandar que un superior escuche tus quejas y denuncias acerca del acoso en la oficina. Por otro lado, si el superior eres tú, procura que todos tus empleados estén conscientes de que prácticas la política de puertas abiertas y que pueden acudir a ti para lo que necesiten sin temor a ser juzgados o hechos de menos. Esta política es de suma importancia para fomentar la comunicación abierta y honesta entre los empleados y los superiores, y así detectar y evitar el acoso a tiempo.

Evaluar el clima laboral en todos los niveles

La mejor manera de prevenir el acoso, de detectar los primeros indicios y de evitarlo por completo es monitorear el clima laboral dentro de la empresa en todos los niveles y direcciones. Estas evaluaciones te permiten conocer cómo los empleados se sienten en el trabajo y por que se sienten de esa manera, son completamente anónimas por lo que una denuncia de acoso laboral podría encontrar un buen canal para llegar a las autoridades correspondientes mediante una de estas evaluaciones. Se trata de estar pendiente de las necesidades de los empleados, escuchar sus voces y adaptarte a ellas para el mejor desempeño de la empresa, que todos se sientan parte del equipo y no se tolere el acoso de ninguna forma en ninguna dirección.

Nuevo llamado a la acción
Deja un comentario

Entradas recientes

Mide tu clima organizacional aquí