Vuélvete un experto en la gestión de Recursos Humanos.

Suscríbete para recibir los mejores consejos para mejorar la productividad laboral en tu empresa y llévala al éxito.

7 maneras de lograr un maravilloso liderazgo empresarial

7 maneras de lograr un maravilloso liderazgo empresarial

27-ago-2019 11:00:00

¿Sientes que tus empleados te oyen pero no escuchan? ¿Por más que intentas, no consigues que se sientan relacionados con los valores de la empresa? Esto puede significar que eres un jefe pero no eres un líder, pero no te preocupes, ¡te explicamos la diferencia y cómo puedes convertirte en un verdadero líder!

Liderazgo empresarial: Jefes vs Líderes

Los jefes lidian con complejidad, los líderes lidian con el cambio

En liderazgo empresarial, la diferencia es que los jefes suelen simplemente lidiar con las cosas cuando ya son complicadas y difíciles de solucionar, en cambio, los líderes se adelantan a los problemas y fomentan el cambio y la renovación en el trabajo antes que estos surjan siquiera.

Los jefes planean y presupuestan, los líderes establecen la dirección

Hay mucha diferencia entre simplemente ver la logística y pasos a seguir para llegar a un objetivo, y venderle a la gente que trabaja contigo y para ti el objetivo al que quieres llegar y explicar las estrategias necesarias para llegar allí. Un líder empresarial es visionario y procura que todos comprendan su visión y no solo hagan determinadas acciones para llegar a una meta abstracta e intangible.

Los jefes organizan a la gente, los líderes los alinean

Continuando con el punto anterior, los jefes asignan tareas individuales y deslindadas una de otra a distintas personas, sin pintar la imagen final de lo que se quiere conseguir; por el contrario los líderes procuran que todos los involucrados se sientan parte no solo del proyecto presente sino de la empresa, y consiguen que los empleados se alineen a esos ideales por voluntad y motivación propia, guiados por los líderes.

Los jefes controlan y resuelven problemas, los líderes motivan e inspiran

Para los empleados existe un mundo de diferencia entre un jefe que simplemente marca pautas y dan instrucciones, y que lidian con los problemas conforme van surgiendo en vez de proponer soluciones permanentes sin involucrarse con la gente que trabaja para él, y un líder empresarial que apela a las metas personales de los empleados, que se preocupan por su bienestar y le ofrecen las herramientas e inspiración necesaria para darse cuenta de la importancia de su trabajo individual en el colectivo. Un líder es a final de cuentas un guía para la vida más allá que solo para el trabajo.

Los jefes se orientan a las tareas, los líderes se orientan a las metas

Para el liderazgo empresarial no basta con solo saber qué hacer, se necesita saber para qué se está haciendo. Un empleado puede saber perfectamente cuales son sus responsabilidades pero no tiene ni idea de cual es la visión general de la empresa y cómo su trabajo individual aporta a esta. Se necesita de un verdadero líder para asegurar que los empleados vean más allá de su trabajo día a día en la oficina y miren el panorama completo y se motiven a ser partícipes activos de llegar a las metas de la empresa.

Los jefes actúan, los líderes piensan

El trabajo de los jefes es más activo, sienten la necesidad de estar en constante movimiento y trabajo continuo sin dejar pasar un momento por miedo a lo que pudiera pasar. Los líderes al contrario conocen la importancia de detenerse a pensar y meditar la mejor manera de proceder y avanzar, ellos no corren porque van adelantados a lo problemas y tienen tiempo para desarrollar sus ideas y actuar en consecuencia con mayor seguridad y preparación.

Los jefes planean a corto plazo, los líderes a largo plazo

Puede parecer un error de principiantes, pero parte de las características de los jefes es su visión a corto plazo, es decir, sus objetivos se limitan a un tiempo demasiado próximo para ser relevante en el gran esquema de la empresa. Los líderes son los encargados de fijar las metas relevantes que vean a futuro, a un tiempo incluso mayor de su permanencia en la empresa, pero que continuarán en ella las siguientes generaciones, porque en ellos recae el alma de la empresa y el obtener sus objetivos permanentes.

Algo importante que tener en cuenta es que los jefes también son necesarios: en situaciones de emergencia y crisis se necesita un jefe sólido que pueda usar sus características para salir de la situación difícil. En un verdadero liderazgo empresarial, jefes y líderes deben ir tomados de la mano, que el líder se encargue del plano general y futuro de la empresa y los jefes se encarguen de aterrizar los ideales de los líderes en acciones realizables en el aquí y ahora.

Deja un comentario

Entradas recientes