Vuélvete un experto en la gestión de Recursos Humanos.

Suscríbete para recibir los mejores consejos para mejorar la productividad laboral en tu empresa y llévala al éxito.

Pequeños detalles que pueden afectar el clima laboral

Pequeños detalles que pueden afectar el clima laboral

02-ene-2020 12:09:16

Conocemos la relevancia del clima laboral dentro de una empresa y cómo es prioridad mantenerlo saludable y positivo, ya que de lo contrario puede tener efectos desagradables en los empleados, en su motivación y felicidad en el trabajo, y claro, eso afectaría gravemente también a la productividad y el crecimiento de la empresa.

Las cosas que pueden afectar el clima laboral son el ambiente laboral, la cultura organizacional, los equipos, quizá incluso el liderazgo, y estos son factores serios que requieren una verdadera estrategia para resolverse. Sin embargo, hay factores más pequeños o sueltos que pueden pasarse por alto pero que también afectan el clima laboral día con día. Estos son algunos de esos pequeños detalles que debes cuidar para evitar que el clima laboral se vuelva negativo y nocivo para los empleados.

Pequeños detalles que pueden afectar el clima laboral

Empleados “tóxicos”

En todas las empresas existen pero muy pocas hacen algo por ello. Un empleado tóxico es aquel que se siente insatisfecho en su trabajo, ya sea por cuestiones personales o falta de apreciación o alguna otra causa, y para desahogarse habla pestes de la empresa incluso en la misma oficina y con los otros empleados. Tener un empleado tóxico es sumamente peligroso porque, dentro de poco, los empleados a su alrededor se verán contagiados de su negatividad y esto afectará gravemente su motivación y, claramente, el clima laboral. Lo importante es resolver los problemas iniciales que tienen al empleado insatisfecho, pero de no poder lograrlo, se deben tomar otras medidas, ya sean cursos, talleres, juntas, etc.

Sobrecarga de trabajo

A veces nos podemos dejar llevar y pensar que si tenemos más trabajo significa que la empresa va bien, que mientras más ocupados estamos más productividad se genera. Sin embargo, todos los empleados siguen siendo humanos que se pueden saturar, cansar, enfermar o simplemente hartar. Cuando los empleados comienzan a sentir una carga demasiado pesada de trabajo, lo más probable que sucederá es que comiencen a sentir hartazgo y desmotivación por su trabajo, ocasionando malhumor y consecuentemente un mal clima laboral. Procura que todos tus empleados tengan una carga de trabajo adecuada a sus tiempos y habilidades.

Desorden y falta de limpieza

Un espacio de trabajo desordenado, sucio y caótico causa desmotivación, irritación y molestia, aunque sea subconscientemente. Puede ser desde una cocina con platos sucios hasta un baño que no funciona y no se ha arreglado en un tiempo. Como jefe uno debe procurar el bienestar de los empleados y la integridad física de su lugar de trabajo, dando especial atención a la limpieza y el orden, ya que trabajar en un lugar ordenado, limpio y agradable aumenta la productividad, la motivación y el buen humor.

Clientes conflictivos

Este es un detalle difícil de arreglar, ya que la actitud y el trato de un cliente suele estar fuera de nuestro control. En estos casos lo mejor es hablar con los empleados, comprenderlos e intentar mantener al cliente satisfecho sin darle razones para continuar quejándose con ellos. Considera hacer un análisis profundo para saber si el valor de ese cliente es mayor que los problemas internos que causa en el clima laboral de tus empleados. Recuerda que el pilar más importante de cualquier empresa son los empleados, así que su bienestar y comodidad debe ser tu prioridad número uno.

Falta de empatía de los jefes

Uno de los principales factores que causan fastidio y desmotivación en los empleados es no sentirse escuchados por sus superiores y que estos no muestren interés en ellos y sus necesidades. Si tú eres un jefe o al menos tienes personas bajo tu cargo, procura que este no sea tu caso: manten una política de puertas abiertas donde ellos puedan acercarse a ti con cualquier duda, problema o solicitud, no te cierres a ellos e intenta siempre ponerte en sus zapatos, sobre todo cuando lidian con clientes difíciles o una carga de trabajo muy pesada. Tu deber como líder es reducir el estrés al mínimo, y saber que pueden contar contigo hará maravillas en el clima laboral.

Compañerismo débil

Cuando existe un fuerte compañerismo entre los empleados es cuando un mejor clima laboral existe: cuando no se ven como simples compañeros de oficina, sino que realmente se tienen aprecio, se conocen y se apoyan en las cosas del trabajo, sin envidias, competencia o malos tratos. Hay muchas estrategias para fortalecer los lazos laborales, desde actividades recreativas, festejos, hasta simplemente darles una hora al día para convivir y conocerse más allá del contexto de trabajo. Mientras más cercanos sean tus empleados, menores conflictos tendrán lugar y el clima laboral será no solo positivo sino agradable y disfrutable.

Grietas en la comunicación

La comunicación es la mejor base que puedes tener para un buen clima laboral. Procura que los canales de comunicación sean eficientes, manteniendo la burocracia al mínimo, y que en lo posible la comunicación se dé en persona sobre todo en situaciones importantes o delicadas. Si notas algún tipo de obstáculo o grieta en la comunicación interna, debes darle prioridad a arreglarla y encontrar soluciones a largo plazo para que en la empresa la comunicación siempre sea efectiva, proactivda y saludable, aportando así a generar un clima laboral positivo, abierto y seguro donde nadie tiene miedo de participar activamente.

Deja un comentario

Entradas recientes