Vuélvete un experto en la gestión de Recursos Humanos.

Suscríbete para recibir los mejores consejos para mejorar la productividad laboral en tu empresa y llevarla al éxito.

Razones por las que tu empresa no puede retener talento

Razones por las que tu empresa no puede retener talento

05-dic-2018 15:00:00

Decirle adiós a un empleado no es tarea fácil, ya sea por el grado de compañerismo que se había generado, por la falta que sus aportaciones harán o por lo conflictivo que puede ser la finalización de la relación laboral, se trata de algo que causa gran impacto en ambas partes.

Ahora imagínate cuando esto se vuelve algo frecuente, la alta rotación de personal no es un problema meramente emocional, sino que conlleva grandes costos monetarios y de tiempo para la empresa: las liquidaciones de personal pueden salir mucho más caras que la retención, además el trabajo del área de recursos humanos se multiplica, pues deben de volver a realizar todo el proceso de reclutamiento, sin mencionar que se vive un periodo sin nadie que cumpla la labor del empleado despedido.

Las razones detrás de una alta rotación de personal son muchas, pero algunas de las más comunes que puede pasar por alto el departamento de Recursos Humanos son:

Cosas que llevan a la alta rotación de personal

Ambiente laboral negativo

La búsqueda del mismo objetivo organizacional en todos los niveles de la institución es la columna vertebral para su funcionamiento, una fractura entre ella significaría la muerte de la misma.

Esto es lo que pasa cuando los empleados llegan a sentir que su estancia en la institución significa “soportar” cosas como un ambiente laboral negativo o de excesivo estrés y deciden irse, lo cual a su vez genera desconfianza e inestabilidad en los demás empleados. Aunque sea algo intangible, el ambiente laboral es determinante para la retención de empleados en una organización.

Salarios injustos

Muchas veces los salarios no son directamente proporcionales al esfuerzo y horas invertidas en las labores, causando frustración y enojo por parte de los empleados, desatando en rupturas laborales permanentes y repercutiendo en la imagen de la empresa.

La labor de recursos humanos debe de centrarse en el desempeño de cada empleado, remunerando y corrigiendo según sea necesario. Recuerda que el enfoque debe ser en las personas y no solo en su labor, por lo que los reconocimientos son una de las mejores formas de motivar a los empleados a seguir en la empresa.

Poca o nula flexibilidad

La garantía de cumplir con pendientes personales dentro de una jornada laboral de entre 8 y 12 horas a la semana es escasa, es por ello que en su gran mayoría los trabajadores buscan que sus jefes directos sean comprensibles cuando se trate de llevar a cabo una responsabilidad familiar o personal.

La comprensión y la empatía son clave para asegurar la permanencia de los trabajadores a cualquier empresa, ya que estos sentirán que son respaldados y debidamente apoyados por sus superiores al momento de que surja algún imprevisto personal, creando de esta manera una mayor fidelidad hacia ellos y la marca.

No apreciar el tiempo de antigüedad

Antes había empleados que llegaban a laborar hasta 15 años en una misma empresa, otros pocos que alcanzaban los 30 años de antigüedad, pero en nuestros tiempos, donde abunda la gente joven, se ha vuelto costumbre que estos apenas permanezcan unos pocos meses o escasos años, antes de elegir un camino independiente o en otro lugar.

Es por ello que la gente con una mayor longevidad dentro de la organización aprecia que reconozca el tiempo que ha dedicado a la empresa; si el dueño, o los dueños, ven a la empresa como algo que hay que nutrir para que crezca y a cada empleado como parte esencial para ello, los colaboradores verán su antigüedad en la institución como un esfuerzo compartido para que esto pase, hasta el punto de llegar a sentirse como parte de una familia.

Sin embargo, los casos en los que un empleado que inició con cierta empresa siga dentro de esta son muy escasas, ¿por qué? en muchos casos las empresas solo ven los beneficios a corto plazo y prefieren realizar contratos de tan solo dos años, es decir, no permiten a los empleados generar antigüedad y por ende cortan los incentivos que estos puedan tener de seguir ahí.

No brindar gratificaciones

Existe la posibilidad de que la empresa llegue a tener algún momento que sea difícil, como es la fusión con otra empresa, un cierre de planta o la compra de la misma; en esos casos se debe mantener a los empleados que puedan ser clave para que la empresa no pare de andar.

Dar incentivos o gratificaciones en momentos tan cruciales como una transición o expansión, como por ejemplo: beneficios extra en servicios de salud, educación, incremento en la jubilación a largo plazo, bonos extra, etc. es una excelente forma de que el equipo de trabajo esté satisfecho a pesar de las adversidades.

En resumen, la rotación elevada de personal no habla bien de la mayoría de las empresas, puesto que no expresa una permanencia e identificación con los valores de la organización, y como en el mundo empresarial todo es cuestión de imagen, no es bien visto que de los 12 meses que dura el año, 8 se la pasen reclutando gente.

Así que aplica estos métodos para retener a todo tu talento y tus colaboradores te responderán con su permanencia voluntaria dentro de la empresa.

sim
Deja un comentario

Entradas recientes

Mide tu clima organizacional aquí